19/09/2021

Sigue la reforestación en el norte y noroeste cordobés

La Sociedad Rural y la ONG Un árbol para respirar implantaron especies autóctonas en el predio de 77 hectáreas de un productor que perdió todo

Tras haber emprendido tareas de reforestación en un campo de Villa del Totoral, afectado por los incendios durante 2020, la Sociedad Rural de Jesús María, su Ateneo, y la ONG “Un Árbol para Respirar” concretaron idénticas acciones en el paraje Las Escobas, en Capilla del Monte.
Allí, socorrieron al establecimiento de Olga y Roberto Gil, un matrimonio al que se le quemó la totalidad de su campo, incluyendo su vivienda, animales y bosque nativo.
Durante el fin de semana pasado, se iniciaron las tareas de reforestación del predio, donde fueron implantadas especies como horco quebrachos, algarrobos, talas y manzanos del campo.
Vale reseñar que ese mismo predio había sufrido pérdidas casi totales en los incendios de 1999 y que, por lo tanto, parte de lo que perdieron el año pasado correspondían a bosque nativo relativamente nuevo.
Los plantines para la tarea solidaria fueron aportados por el Vivero Agroforestal Córdoba Norte y también por «El 44» (complejo turístico del gremio de los petroleros).

Desde la entidad gremial del campo, se agradeció la labor de los ateneístas Vilma Castano y Franco Mena (Ateneo), de Bibiana Rosa (Comisión Directiva SRJM) y de Roberto Drazich y familia (“Un Árbol para Respirar”) por haberse comprometido en cuerpo y alma en esta nueva plantación.
Los interesados en concretar un aporte a la Campaña Forestar pueden hacerlo asociándose a la Fundación (https://atreetobreathe.org/) con un aporte mensual de $ 200 o también en la campaña específica donando desde $ 200 que es el valor promedio de cada nuevo árbol.

La Rural y sus valores

Roberto Drazich, fundador de la ONG internacional A Tree To Breathe, envió una misiva a la entidad gremial del campo en la que resaltó los valores que comparten.
“Tuve la dicha de conocer una institución que me ha devuelto las esperanzas. Quizás para ustedes es normal, conviven con ella, pero yo me quedé maravillado. Me ha tocado viajar a muchos lados, pero créanme señores que hace mucho no veía tanto nivel de compromiso en un grupo humano, en una institución como la Rural”, destacó Drazich.

“Mientras –añadió- me contaban de su historia, pensaba en las personas que fundaron la institución y sentía que estoy en el camino correcto. Aquellos fundadores soñaron con esta institución sin límites sin saber hasta dónde iban a llevar”.
“Sólo con un puñado de asuntos claros dieron los primeros pasos: el bien común, valores, transparencia, honestidad y determinación. Un puñado de asuntos que se refleja hoy en día en su Sociedad Rural, en toda su pirámide. Un puñado de cosas que hoy en día falta en nuestro país. Cosas a las que nos hemos desacostumbrado. Siento que esta institución, estas personas, pueden gobernar un país”, concluyó el fundador de la ONG que lleva más de 6,5 millones de árboles plantados en distintos lugares de Argentina y del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *