18/01/2021

Seis meses sin saber por qué murieron Agustín Barrios y Lautaro Guzmán

Familiares se presentaron ante la Fiscalía de Instrucción para preguntar por novedades. Después hicieron pública una carta cargada de tristeza y llena de preguntas.

Este 19 de diciembre se cumplieron seis meses desde la trágica muerte de Agustín Barrios y Lautaro Guzmán, los dos jóvenes que fueron atropellados, tras una confusa persecución policial. Y antes de que concluya la semana, familiares se hicieron presentes en Tribunales para consultar los avances de la investigación que lleva adelante el fiscal Guillermo Monti.
Lamentablemente, se fueron con la sensación de que falta mucho para que se haga Justicia en medio de un mar de preguntas que siguen sin respuestas. ¿Quién ordenó la persecución? ¿Los confundieron con delincuentes? ¿Realmente pasaron un semáforo en rojo y eso activó una persecución que terminó siendo mortal? ¿El cabo de la Policía que inició el seguimiento actuó motu propio?
Familiares de Lautaro Guzmán, conocido por todos como Nano, publicaron en redes sociales una extensa y triste reflexión que conmueve.
“Seis meses ya desde que nos quitaron a Nano y Agus. Seis meses y el alma cada vez nos duele más. Seis meses y la impotencia de ya no saber qué hacer para que este dolor nos lastime menos. Ver a todos hacer planes para esta Navidad, juntarse en familia, de festejar, volverse a ver. Da como ira, rabia, ganas de salir corriendo buscar al Policía que, gracias a su accionar, nosotros –amigos, hermanos, sobrinos de Nano y Agus no tendremos nuestra mesa completa”, comienza diciendo el texto.

Amoroso recuerdo familiar

En el recordatorio por este medio año sin respuestas, recordaron que Nano tenía una hija pequeña, Ámbar, que se había convertido en motivo de felicidad para él y que no podrá tener a su padre durante estas fiestas. Lautaro y Agustín eran amigos y se los recordó como los que derramaban buen humor y cariño en sus familias.
“Hoy –añade el texto difundido por Marina Gómez, suegra de Nano- me gustaría abrir los ojos e imaginar que es un maldito sueño, pero sé que el dolor que cargo en el corazón me dice que es cierto. Duele ver a mi nieta besar la foto de su padre, duele ver a mi nieta ir a la casa de sus abuelos, abrir la puerta del dormitorio de su papá donde tan felices fueron alguna vez los tres. Duele ver cómo ella abrasa y huele la almohada que era de su papá”.
A la tristeza de la familia se le suma el enojo que mantienen intacto por la manera en que se difundió la noticia inicialmente y con la que se los hizo ver como dos presuntos delincuentes.

“Esta navidad pido al niño Dios que la justicia acelere y no justifique, que todo salga a la luz. Que las muertes de Nano y Agus no queden en la nada. También voy a pedirle que cuide de nuestros hijos amigos y familia porque, últimamente los que deberían (cuidarnos) nos están matando”, continúa el texto en su tramo más duro
“Quiero que la Justicia nos de todas las respuestas. Que salgan a decir que los chicos no eran lo que dijeron. No quiero que esto duerma en un cajón, en un expediente. Quiero justicia. Por lo menos así, este sufrimiento nos duela menos, quiero que Ámbar crezca sabiendo que su papá y su amigo eran excelentes personas. No nos olvidemos de ellos. Seis meses. Sí, pero duelen más que el primer día. Justicia para Nano y Agus”, finaliza el mensaje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *