28/09/2022

Memoria

“Hay dos formas de ser engañado. Una consiste en creer en lo que no es cierto y la otra en negarse a creer lo que es cierto”. Soren Kierkegaard

Ilustración de Pablo Bernasconi

Ya cerca de los setenta años el recuerdo se mantiene.

Era joven cuando irrumpió en la historia de nuestro país, el sexto gobierno militar. El primero de ellos se había iniciado allá por el año 1930.

Siempre venían como reserva moral de la historia. En uno de los últimos libros del escritor peruano Mario Vargas Llosa da un sentido preciso cuando dice que los movimientos guerrilleros surgieron por la corrupción y la entrega de las fuerzas armadas (de sus propias historias) a intereses que no eran la de los países de América Latina.

No hicieron honor, en nuestro caso, a Manuel Belgrano, Miguel de Güemes, San Martín y tantos otros que lucharon por la independencia real del país.

Deseando que las nuevas generaciones de militares, una vez roto ese inconsciente colectivo argentino (de exclusiva moralidad institucional) recupere el honor de su identidad y pertenencia de país.

Recuerdo las declaraciones de aquel contraalmirante Arturo Rial (1955) “Venimos para dejar en claro que el hijo del zapatero, debe seguir siendo zapatero”.

Otra (2016/17) “Vinimos a hacer con los votos, lo que las botas no hicieron”.

Otra (2016) “Le hicieron creer a un empleado que podía comprarse un celular, viajar y tener vacaciones”.

¡Que desprecio! Diría nuestro Discépolo, Enrique Santos (1901- 1951) en su mirada irónica y certera en sus canciones.

Modelos de exclusión

Sin necesidad de pertenecer a ningún partido político aprendí a conocer y saber que, si un país produce alimentos para alrededor de 600 millones de personas y actualmente tenemos el 50% de la población en la pobreza, la pregunta, mi pregunta, es quién o quiénes se benefician con esa riqueza. ¿O es que la pobreza es un gran negocio?

La dictadura del año 1976 tuvo un fin. Crear un modelo de sociedad de exclusión social. Para ello se llevó a cabo un régimen de terror. Siempre recuerdo a los alumnos que salieron a la calle a pedir por un boleto estudiantil y fueron secuestrados, torturados, algunos desaparecidos y tan sólo tenían la mitad de su primera decena de vida. “La noche de los lápices”.

Uno de los miles de ejemplos.

No aplicaron la justicia en lo social, en lo económico, en lo cultural, en las ideas y su respeto por ellas.

Ante un delito (robo, asesinato, terrorismo, etc.) se juzga, y se da un fallo: de absolución o de condena de acuerdo a lo que corresponda con el código penal. Nunca se secuestra, nunca se tortura, nunca se hace desaparecer, nunca se tira a las personas vivas desde aviones.

Esas personas, que detentaron gobierno ilegítimo, no pueden declararse creyentes en un determinado Dios. Se tendría que coincidir con aquel pensador que luego del Holocausto de la Segunda Guerra Mundial expresó: “Dios no existe”.

Ilustración de Pablo Bernasconi

Diálogo ante todo

Las jóvenes generaciones deben conocer de modo claro, concreto y honesto esta historia del país que habitan. El inglés Sir Winston Churchill (1874-1965, ministro del Reino Unido en la 2da guerra mundial, perteneciente al Partido Conservador) expresaba que, con todas sus glorias, contradicciones, la Democracia es lo que nos permite vivir en una sociedad y crecer.

Porque sólo crecemos en la diferencia, superamos las dificultades con la dialéctica de las diferencias, las cuales se deben respetar. Somos iguales porque somos diferentes. La igualdad de las personas se basa en lo distintivo de cada uno de nosotros.

Mucho tiempo se detuvo y se destruyó el país con la dictadura. La gente perdió la capacidad de pensarse y empezó a subyacer el miedo. Ese “tempo” subjetivo que también nos construye en el atraso sociocultural y económico que transitamos en la actualidad.

Pero ciertamente lo que expresaba Kierkegaard (1813-18559, filósofo danés, considerado el padre del existencialismo): “La vida solo puede ser comprendida mirando hacia atrás (para conocer, aprender, no repetir) pero ha de ser vivida mirando hacia adelante”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.