15/04/2021

Médico de los de antes, Maximiliano «el Pequi» D’Olivo

Maximiliano D’Olivo falleció esta semana a los 85 años. Muchísima gente lo recordó como un médico cercano, comprometido, con una gran entrega.

A veces, una historia personal condiciona la valoración que uno tiene sobre una persona. Y a este editor hay una historia que lo liga a Maximiliano “Pequi” D’Olivo.
No conocía personalmente al Pequi, sólo por referencias de otros colegas y amigos. En varios asados, escuché anécdotas que lo pintaban como un médico con un compromiso total para con su comunidad y sus pacientes.
Podían variar los comensales, pero el elogio era unánime respecto de lo buen profesional y buen tipo que era el médico caroyense.
Una siesta, nuestro hijo Santino que tenía apenas 26 días estuvo llorón. Nos pareció raro porque no era así. Lo notábamos molesto y decidimos hacer una consulta con su pediatra, el “Coco” Flores.
A poco de revisarlo, le preguntó a mi esposa Mercedes respecto de con quién nos atendíamos quirúrgicamente. No entendía nada. Nos estaban anunciando que había que operar de urgencia a Santino por una hernia inguinal.
Flores levantó el teléfono y nos hizo las gestiones para llevarlo al Sanatorio Caroya. Allí, nos esperaría el “Pequi” D’Olivo.

Cualquier padre que haya pasado por la experiencia de tener que someter a un hijo o hija de tan pocos días a una intervención quirúrgica sabrá lo que se siente.
Por unas horas, fuimos un manojo de nervios y congoja y caminamos los pasillos del Sanatorio con insistencia, alternando con muchas plegarias.
D’Olivo, que ya contaba con 70 años para esa fecha, se hizo personalmente cargo de esa operación y la ejecutó con maestría.
Nos quedó una deuda de gratitud que nunca podremos saldar. Ojalá que estas líneas le hagan memoria ahora que no está.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *