28/09/2022

Marcharon en reclamo por el edificio para la escuela Proa de Villa de María de Río Seco

La comunidad educativa de esa localidad del norte cordobés se movilizó por las calles de la localidad en reclamo de una educación de calidad para los y las estudiantes.

Alumnos y padres de la escuela Proa de Villa de María de Río Seco se movilizaron el pasado fin de semana en reclamo de mejores condiciones para sus estudiantes.

Además de pedir que se acelere la finalización del edificio propio, también reclamaron por las condiciones en que afrontan la especialidad de programación: distribuyendo una computadora cada cuatro alumnos.

Ni siquiera la presencia del propio ministro de Educación, Walter Grahovac, ni la de la secretaria de Educación Técnica y Formación Profesional, Claudia Brain, logró frenar la manifestación que tuvo lugar por las calles de la localidad y en dirección al sitio en el que se está construyendo la escuela.

Desde la comunidad educativa fueron claros en que es uno de los pocos edificios en el que casi no hubo interrupción de actividades, pero el problema es que vienen trabajando apenas poco más que una decena de obreros y la obra no llegó todavía al 50% de avance de obra.

Una de las madres de los alumnos, Evangelina Vivas Huppi, fue más allá del hecho concreto del edificio: “Tenemos alumnos y alumnas que ya comenzaron cuarto año y que recién pudieron trabajar con computadoras desde mediados del año pasado y se trata de una escuela que tiene como orientación la programación”.

Desde el año pasado, cuentan con 29 computadoras y tienen que compartirlas tres cursos. Antes de eso, los docentes enseñaban programación con lápiz y papel.

“Queremos -añadió Evangelina- lo que se nos prometió porque lo que está fallando hoy es la calidad de la enseñanza que reciben nuestros hijos. No están aprovechando las bondades de un programa que debiera incluir, también, la robótica y el uso de impresoras 3D, entre otras cosas”.

Demora en los plazos

El ministro Grahovac se animó a decirles en una reunión que mantuvieron el viernes por la tarde que el edificio para la escuela PROA debería estar listo para septiembre, pero los padres averiguaron con otras fuentes del Ministerio y les dijeron que antes de fines de octubre va a ser muy difícil e, incluso, que les va a demandar el resto de este año.

En el mientras tanto, avanzaron en el pedido concreto de que, al menos, equipen a la escuela con las computadoras que necesitan para el desarrollo óptimo del programa.

“No nos hemos quedado de brazos cruzados, nos incorporamos a la cooperadora, hicimos eventos, y equipamos con algo de herramientas de robótica. Y hace desde octubre del año pasado que venimos movilizados y reclamando. Necesitamos menos promesas y más concreciones”, completó Evangelina.

Desde el Ministerio de Educación reconocieron la demora y explicaron que la sede para la escuela PROA de Villa de María de Río Seco se demoró porque la empresa que ganó la licitación hizo un reclamo judicial pidiendo la reconsideración del proyecto.

Tras una instancia de mediación, la razón le terminó asistiendo a la provincia. Pero todo ese proceso demoró los plazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.