09/12/2023

Indio traer malón ricotero a Festival de Doma

Los Fundamentalistas del Aire Acondicionado congregaron a unas 20 mil almas para el ritual de celebrar a Carlos el Indio Solari.

15 años más tarde, el escenario es el mismo; y la propuesta, parecida. Solamente que esta vez el artista conocido como Indio Solari, el Cantante Tímido, o el Míster y sus Marsupiales extintos no estará presente físicamente.

Y a falta de un buen holograma serán unas pistas de audio y unos videos los que harán que Solari diga presente en el anfiteatro José Hernández en la noche del 5 de agosto.

Su ausencia es notoria porque su presencia escénica siempre fue apabullante y sus músicos -los mismos que lo acompañan desde hace más de 15 años- se esmeran por repartirse protagonismo, dividiéndose el setlist entre todos.

La apertura del show arrancó con un guiño al show de hace 15 años y una lista de temas que hacen rememorar a aquella mítica presentación de Porco rex, la segunda placa discográfica de Solari solista.

Sonaron Porco Rex, Por qué será que no me quiere Dios, y Martinis y tafiroles, en un segmento que dilatará la espera hasta los primeros temas de la etapa “ricotera” del cantante.

Solo para entendidos

Pero lo que vendrá no será un compilado de grandes “hits” de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota sino una selección caprichosa y dirigida a un público que conoce la obra con sapiencia gourmet.

Tarea fina, Noticias de ayer, Rock Yugular, y Roto y mal parado pondrían el primer condimento festivo del encuentro del malón ricotero presente.

Pero la banda, agolpada bajo la sigla LFAA, procurará que la noche sea motivo para celebrar la obra solista del Indio y así lo hacen saber con cuatro al hilo de esas canciones que tienen pronóstico de clásicos.

Había una vez, La marcha que les debía, El charro chino, y El que la seca, la llena tienen los condimentos precisos para ser anotados en el mencionado ítem.

Al retornar al repertorio redondito, los Fundamentalistas engarzaron Te voy a atornillar, Ladrón de mi cerebro, y El templo de Momo.

Cierre con moño

Durante el show, las palabras de los músicos apenas si dicen lo necesario y siempre reconocen la fidelidad y la entrega del público. Hasta se tomaron un momento para aplaudirlo, después de Juguetes perdidos cuando se desplegó una enorme bandera entre los que estaban más cerca del escenario.

Sobre el final, hubo momentos para lucimientos personales: Baltazar Comotto en Queso Ruso, Deborah Dixon en Un tal Briggite Bardot, y Gaspar Benegas en Flight 956.

El despliegue de luces, las imágenes que acompañaron cada tema desde las pantallas, y la calidad del sonido en general hablaron de un espectáculo a la altura de los grandes eventos internacionales. Y el pogo final con Ji ji ji le puso el broche a una noche mágica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *