24/02/2024

Esta semana comenzó el juicio por el femicidio de Juana Valdez

En la Cámara 5ª del Crimen comenzará el juicio en contra de Jeremías González, expareja de Juana y acusado de haberle dado muerte.

La Cámara del Crimen de 5ª Nominación -integrada por los jueces Alfredo Villegas, Susana Blanc y Guillermo Lucero Offredi- y jurados populares, además de Marcelo Fenoll como fiscal de Cámara serán los encargados del debate en contra de Jeremías González, acusado de haberle dado muerte a su exesposa Juana Valdez en septiembre de 2020.

El domingo 13 de septiembre de 2020, efectivos de la Departamental Colón arribaron a un pequeño descampado que está sobre calle 124, tras recibir el llamado de González.

Cuando los agentes llegaron, González intentó explicar que, cavando, había hallado un cuerpo. Mientras la Policía Judicial y la Científica desenterraban a Juana, su marido miraba inquieto y fingía sorpresa.

No se movía del lugar donde estaba con una pala y una bicicleta. Dos o tres preguntas de los oficiales terminaron por complicarlo y pasó la noche de ese domingo en el calabozo de la Comisaría.

La autopsia a la mujer fue una tarea muy dificultosa porque el cuerpo estaba en un estado de descomposición extremo. Sin embargo, se pudo saber que la mujer había fallecido por una asfixia mecánica ya que tenía quebrado el hueso hioides, en el extremo del cuello.

Un reclamo de larga data

Al día siguiente del hallazgo del cuerpo de Juana, alrededor de 100 personas se movilizaron por el centro de Jesús María en protesta por su muerte, pero también para recordar los femicidios de María Eugenia Cadamuro, Wanda Abigaíl Navarro, Verónica Tottis, Denise Vergara y María José Urbaneja, ocurridos en los últimos años en la zona y en la más cruel de las situaciones.

“Estamos aquí por bronca, por la impotencia de no saber qué más hacer para que no nos maten y nos abandonen tiradas como perros en un descampado”, se leyó tras la marcha.

“Durante la pandemia –detallaron–, más de 200 mujeres han denunciado hechos en el entorno familiar, otras tantas no se animaron por miedo a la represalia, a la falta de apoyo o contención, y otras tantas no pudieron hacerlo o simplemente no supieron cómo”.

Se exigió la creación para Jesús María de un juzgado especializado en violencia de género y familiar, una unidad judicial para Colonia Caroya y el nombramiento de un fiscal más.

Todos esos reclamos no tuvieron, todavía, respuesta por parte de las máximas autoridades judiciales de Córdoba.

Un descuido que lo incriminó

¿Cómo fue que el homicida, después de enterrar a su esposa, durante los meses más estrictos del aislamiento por la pandemia del coronavirus, dio alerta a la Policía y se expuso a ser descubierto? ¿Es que lo carcomía el cargo de conciencia? Nada más alejado de eso.

Una fuente oficial acercó información a la Fiscalía cuando González intentó, infructuosamente, contraer nuevas nupcias y no pudo acreditar el fallecimiento de su anterior cónyuge.

Según la investigación, necesitaba exhibir el certificado de defunción y en torno a la ausencia de ese documento, inventaba todo tipo de excusas. Qué había muerto, pero que la familia de su esposa no le había permitido participar del sepelio. Que Juana había muerto en Santiago del Estero y que nadie le había avisado. Cada vez, una excusa distinta.

Hasta intentó casarse por otro culto, pero allí también recibió la negativa del religioso a cargo. Sin embargo, terminó teniendo una ceremonia parecida a la de un casamiento y ya vivía con una nueva pareja a escasas cuadras de donde había vivido con su anterior esposa.

Ahora, juzgarán a González por homicidio por violencia de género y además de la calificación por el vínculo, crimen que se pena con prisión perpetua.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *