03/02/2023

¿En qué piensa la mitad de la clase política del interior provincial?

200 intendentes fueron a reclamar a la Legislatura provincial que se modifique un artículo del Código Electoral que les permita una re reelección.

A demonstrator holds up a banner which reads "No to re-election" during a protest against El Salvador's President Nayib Bukele and the recent decision by the Constitutional Chamber of the Supreme Court of Justice approving a law that allows his re-election in 2024, in San Salvador, El Salvador September 5, 2021. REUTERS/Victor Pena

En 2016, la Legislatura de Córdoba sancionó un nuevo Código Electoral sobre el que participaron destacados especialistas y juristas.

Y vino a poner fin esa ley a la reelección indefinida de intendentes, concejales, tribunos de cuenta.

En resumen: les puso las mismas reglas de juego que a los presidentes y a los gobernadores: ocho años y un período de descanso si quieren seguir.

Como en muchas de las democracias más avanzadas del mundo donde se sigue considerando que la alternancia en el poder es para beneficio de todos.

Volviendo al caso de Córdoba. Hubo intendentes que asumieron el 10 de diciembre de 2015 y a quienes se les venció el primer mandato en 2019.

Muchos de ellos, fueron reelectos y van por su segundo período. Y ahora van a la Legislatura a decir que como la ley se sancionó en 2016 y no en 2015 ese primer período no debería considerarse válido.

Y quieren que sea tomado como primer período 2019-2023. Lo que no dicen es que sobre esa regla de juego, la de los ocho años, se venía hablando hace mucho.

Resulta llamativo que sean 200 los intendentes y jefes comunales de diferentes partidos quienes van con el mismo planteo.

Y, en algunos casos, están pujando por otro período dirigentes que hace más de una década o de dos décadas que gobiernan sus comunidades.

Se trata de dirigentes que no han sabido preparar la sucesión (o no han querido), a los que les cuesta entender por qué la alternancia es buena, y a los que les cuesta desaferrarse del sillón de la sede comunal.

Hay, para colmo, un mal antecedente provincial y fue cuando en el gobierno de Eduardo César Angeloz se modificó la constitución provincial que limitó la duración de los mandatos a dos, pero que hizo la excepción con el propio “Pocho” que pudo gobernar tres veces seguidas.

De más está recordar lo desastrosa que resultó esa tercera gestión y lo cerca que dejó a Córdoba aislada, desfinanciada, y en medio de una profunda crisis social.

Ojalá prime la prudencia y la inteligencia de la clase dirigente para leer el cansancio de la gente que está harta de los que se perpetúan en el poder.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *