24/02/2024

Comunas y municipios cooperativos

Su relevancia institucional como primer eslabón de la democracia.

Por: Prof. Dr. Roberto Bertossi (Experto en Cooperativismo de la Coneau).

Nuestras comunas rurales y municipios del interior, son estados locales que, dado su status institucional como primer eslabón de la democracia, precedieron y preceden al Estado en su organización, tanto a nivel provincial como nacional.

Los espacios institucionales estatales locales se caracterizan por su territorialidad, inmediatez y cercanía con el transcurso y devenir de la vida humana en modo vecinal, pero se identifican más propiamente con sus diarias satisfacciones de necesidades físicas primarias como de solicitud con adversidades y limitaciones.

También podríamos afirmar que reflejan, gestionan y sostienen el espacio más propio del vecino con sus desafíos inmediatos del hambre, del analfabetismo y la deserción escolar, de la salud, de la infraestructura y de los servicios públicos esenciales, del faltante de trabajo o de viviendas dignas.

También exhiben satisfacciones o insatisfacciones de derechos y expectativas en términos educacionales vinculadas con una real igualdad de oportunidades en cuanto al progreso, adelanto y bienestar general para un palpable buen vivir local.

El origen de nuestras comunas y municipios se cimentó en la identidad e intercomunicación vecinal desde las cuales, se fomentaron activamente el arraigo, la integración, el respeto, la solidaridad y la complementación cooperativa entre sus vecinos.

Entonces, regenerar, transparentar y resignificar la política actual, implica rescatar y multiplicar una cercanía nacional y provincial comprometida, permanente e inmediata con las necesidades propias (múltiples y diversas) de los estados y comunidades locales.

Sin dudas el sistema democrático, republicano y federal será más vigoroso, creíble y satisfactorio, cuando cada vecino municipal lo perciba y compruebe territorialmente cercano, institucionalmente amigable.

Obviamente el municipio, cada municipio, es mucho más que autonomía; es trabajo, es producción, es industria, es población, es urbanización, es fraternidad, solidaridad y puesta en común; es singular e histórico acervo axiológico e identitario patrio.

La importancia de cada estado local también es arraigo e identidad, es pertenencia, es autogestión y acción vecinal, es empatía y alteridad para alcanzar, mancomunadamente, los mejores logros de bien común, mediante su autónoma administración comunal.

Consecuentemente, el adelanto, progreso y bienestar de los estados comunales y municipales, debe recuperar centralidad en la agenda política, provincial, nacional e internacional.

Por último, una imprescindible regeneración estatal implica, necesariamente, ética, transparencia, transformación comunal y municipal en términos de institucionalidad práctica, de robustecimiento y empoderamiento operativo como de una creciente cultura proactiva de la satisfacción local.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *