08/12/2022

Algunos privilegios bochornosos

El luctuoso accidente fatal que protagonizó recientemente el legislador Oscar González abrió la tiendita del horror de la política que nos avergüenza.

Después del accidente fatal que protagonizó el legislador Oscar González, y sólo por lo escandaloso que resultó, su partido le soltó la mano.

Una fiscal investiga si venía a toda velocidad e incumpliendo con las normativas vigentes, entre ellas, la de ir a excesiva velocidad y haciendo traspasos sobre doble línea amarilla.

Ahí se supo que tenía un carné de conducir de un municipio sin convenio vigente con la provincia o la nación y que si hubiese querido tramitar uno más formal no hubiese podido porque tenía varias multas y quita de puntos en distintas rutas de la provincia.

También se supo que manejaba cuatro vehículos distintos y todos de alta gama, cedidos por el Poder Judicial. Y que le llenaban el tanque día de por medio para que pueda ir y venir a Traslasierra a su antojo.

González era quien gestionaba estos vehículos y se había autoasignado, además del BMW, una camioneta VW Amarok, otra camioneta Land Rover y un Audi.

Se lo investiga, también, por el presunto uso de aeronaves para cruzar las altas cumbres, aunque sin necesidad “oficial” de uso.

Fue presidente provisorio de la institución que fija las normas provinciales, que redacta códigos, que modifica leyes, pero pareciera que él se creía sin obligación de cumplirlas.

Algo así como “cumplan lo que redacto, pero no miren si yo cumplo”. Un papelón terrible, una verdadera desgracia para la salud de la democracia.

Y lo peor es que vivió bajo el amparo de un partido bajo el que tuvo diferentes cargos y notorios fracasos, entre ellos, el del acuartelamiento de la policía en 2013 que nos dejó por una noche a merced de los delincuentes y en medio de una ola de saqueos.

Ésa es la calidad de la política que el vecino de a pie, repudia. Ése es el tipo de político que lleva décadas usufructuando cargos sin la más mínima idoneidad.

Metiéndole la mano al bolsillo de los cordobeses sin entregar un servicio decente a cambio.

Ahora, se supo que renunció a su cargo como presidente provisorio de la legislatura, pero no como legislador.

Ojalá que la gente no se olvide rápidamente de esta situación y que castigue esa calidad de dirigente en las próximas elecciones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *