15/04/2021

Adelantarse en la cola de la vacuna

No es delito, dice el presidente, pero es inmoral. El escándalo por las vacunas aplicadas por amiguismo nos devolvió la imagen que no queremos ver.

Néstor Luis Martín para Prensa Activa Digital (Tucumán)

Definamos la situación con todas las letras : nos está costando un perú ser felices como argentinos. Cada uno, individualmente, puede sentir más o menos felicidad por sus logros y sus afectos, pero colectivamente nos cuesta muchísimo sentir algo parecido.
La sensación es que somos “inviables”, que tenemos los gobernantes que nos merecemos, que no vamos a encontrar la salida ni en 50 años, y que todos contribuimos a que la inmoralidad sea alevosa.
No importa si el que gestiona es de derecha, izquierda, o ultra. Cada vez nos convencemos más de que todo cambia para que nada cambie.
Miramos con bastante envidia a los uruguayos, a los paraguayos, y a los chilenos. Y hemos llegado a un punto en que la única convicción que nos queda es que tenemos el primer puesto en ser chantas.

Y si un moño le faltaba a esta sensación, vino lo de las vacunas VIP, la de gente sin escrúpulos ni comorbilidades ni edad de riesgo que aceptó colocarse una dosis sin reparar en los millones que estaban delante de él en la cola.
Las buenas prácticas comunicativas piden evitar los exabruptos, pero andamos de insultos atragantados por todos y cada uno de los que se “colaron” en la inmensa fila de los que necesitan inmunizarse para paliar esta inédita pandemia.
En democracia, el único remedio contra lo que nos pasa está en las urnas cada dos años. Bueno sería que lleguemos a esa instancia sin olvidarnos quién hizo qué y en qué momento.
No usando el voto como castigo (o no sólo como castigo) sino como mecanismo para ir probando nuevas recetas, hasta que alguna vez la peguemos y tengamos un dirigente decente, eficiente, bien rodeado, no sobornable. Soñar no cuesta tanto, después de todo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *